Chile: Araucanía: una región multicultural: parte 1

Guía de viaje a Araucanía :

Información general: La región se sitúa en el sur del país (aunque sur de Chile es un concepto relativo) aproximadamente tiene un millón de habitantes. La capital es Temuco y la moneda es peso chileno igual que en el resto de país. En cuanto a la lengua, la oficial es el español, pero también se usa mapudungún, una de las lenguas indígenas en uso en Chile. Visité la región varias veces, así que fui a distintos lugares: visité Temuco, Capitán Pastene, Lumaco, Lautaro, Villarica y Pucón. En este artículo hablaré de la comuna de Lumaco, a la que también pertenece Capitán Pastene, y de Lautaro.  

¿Cómo llegar?

Lo ideal es ir en auto, porque la conexión entre las ciudades no es tan buena y uno pierde mucho tiempo si va en transporte público.

¿Dónde comer?

De estos tres lugares el que más gastronomía ofrece es Capitán Pastene. Una colonia italiana desde los comienzos del siglo XX, ese pequeño lugar está lleno de restoranes con autóctona comida italiana. Y sí, estoy segura de lo que hablo, visité muchas veces a Italia, y además soy de al lado, de una región con mucha influencia italiana.

Atracciones turísticas en la comuna de Lumaco:

1)el legado italiano en Capitán Pastene: a mí me fascina porque está lleno de historia, se parece a Italia de hace un siglo (juzgando por fotos y películas), es increíble, uno siente como si estuviera en una máquina de tiempo. La gente suele tener fisionomía muy italiana, por lo que se ve que querían conservar su identidad y cultura y no mezclarse tanto con otros pueblos. Claro que ahora muy pocos hablan bien italiano y claro que son chilenos, pero mantienen tan bien su legado cultural que me sorprendió mucho ver eso. Hasta en un restorán vi dos relojes, uno que mostraba la hora chilena y el otro la hora italiana. También, las tiendas, cafeterías y restoranes están adornados con los objetos y fotos de la época cuando venían los italianos. Todo esto es peculiar porque es el único lugar en Chile donde pueden ver algo así.

2)los paisajes: a mí me recordaron a Italia, y creo que no soy la única. Es posible que los italianos se instalaron allá justamente por la misma razón. No sé, no he preguntado, pero son los únicos paisajes a lo largo de Chile que me recordaron a Italia.

3)la comuna tricultural – entrando a la comuna de Lumaco – uno ve las banderas de Italia, Chile y la bandera Mapuche. En Europa estas cosas son bastante comunes, pero fue la primera vez que lo vi en Chile. Porque, como pude darme cuenta, los países sudamericanos son muy patriotas y es raro ver otras banderas por ahí. Pero, la comuna de Lumaco y en realidad toda la región de Araucanía es una excepción y me gustó mucho eso. La mayoría de la gente viviendo en Lumaco es de origen indígena, hablan por lo menos algo de mapudungún, la lengua del pueblo Mapuche. En esta comuna se puede apreciar el mestizaje, al que yo considero una de las mayores riquezas de Latinoamérica.

Atracciones turísticas en Lautaro:

Yo diría que la mayor atracción turística de esa pequeñita ciudad es el hecho de ser una ciudad con realmente pocos turistas si es que hay. Nadia va allá. Nadie entendía por qué yo quería ir allá. Era por mi tesis de Magíster, mi tema era Violeta Parra y decidí hacer un recorrido por todos los lugares donde ella vivía o trabajaba y resultó que una parte de su infancia la había pasado en Lautaro. (haré un artículo especial con la “ruta de la Violeta”, no se preocupen) Pero, no sabía que esa pequeña ciudad igual me iba a gustar. Hay un río y es muy bonito pasear por allá, hay una excelente cafetería que de verás no me la esperaba, pues hasta en Santiago no es tan fácil encontrar una buena cafetería. Así que, aprecio eso. Lautaro es un lugar muy tranquilo, donde igual es bastante pronunciado el legado indígena.

Observación personal:

Soy una persona a la que le encantan los pueblos originarios de Latinoamérica y su legado cultural. Por lo tanto, disfruté mucho mi viaje por la región de Araucanía, donde el pueblo Mapuche tiene una gran importancia. Además de ser el último pueblo no conquistado por los colonizadores, son un pueblo muy peculiar, puesto que hoy en día su lucha todavía sigue. Es decir, cambiaron tantos sistemas, luchaban en contra de los Incas, españoles y todos los demás que colonizaron Chile, en contra del estado chileno, lo que continúa hoy en día. Hay muchos problemas porque no solo se trata de dos culturas distintas. No, la cultura occidental tiene una perspectiva de la vida, economía, cultura y religión, y las culturas indígenas tienen una perspectiva completamente distinta. Indispensablemente, estos dos mundos chocan. Y es triste, que en vez de, ya en el siglo XXI, aceptar las diferencias y colaborar, persisten los enfrentamientos. De tal forma, no va a ver avance, de ningún punto de vista. Es bastante difícil entender qué es lo que quiere cada uno de los lados enfrentados. Es casi imposible ser imparcial, pero yo lo intenté. Aunque tenía mi postura personal, escuché el otro lado del cuento y ahora lo entiendo todo mejor que antes, porque en Europa tenemos una visión muy pobre de lo que pasa en Sudamérica en cuanto a los pueblos indígenas. Pero estar en el lugar donde pasan los enfrentamientos es algo totalmente distinto. Creo que, si los dos lados escucharan un poco más lo que dice el otro, sería (tal vez) posible llegar a un mínimo acuerdo.

Pero, uno como turista igual solo puede disfrutar de las bellezas naturales de la región y despreocuparse de la política y la situación social. Si prefieren eso, lo pasarán genial en una región tan mestiza como hermosa, donde cada cultura cuida celosamente sus costumbres y legado, ofreciendo así una verdadera joya al extranjero. Pueden igual simplemente ver el lado positivo de lo multicultural, el hecho de que la gente de diferentes naciones, culturas y razas están obligadas de cierta forma a convivir, lo que indispensablemente les hace más tolerantes, porque simplemente nacieron en una región así y tienen que hacerlo. Depende de ellos, originarios de esa tierra, si van a enfocarse más al lado positivo y aprender del otro, o si van a intentar destruir al otro, imponiendo su cultura. No intento decir con todo eso que allá hay solo personas en conflicto, no, hay personas que valoran la otra cultura y no tienen problemas entre ellos, pero habría que trabajar mucho para conciliar más las dos cosmovisiones y sistemas.

 

Autor: Antonija Dikovic

Antonija Diković, Magíster en Letras Campos de interés : viajes, lenguas extranjeras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *